Inicio » Cómo dormir bien

Cómo dormir bien

Un tercio de nuestras vidas lo pasamos durmiendo. Al final de cada jornada, el cuerpo necesita guardar reposo para poder retomar la actividad al día siguiente, pero no sólo a nivel físico sino también mental. Dormir es una necesidad fisiológica que cambia según cada persona, la edad o el estado de salud del individuo. Los expertos recomiendan dormir unas ocho horas de media al día, pero muchas veces el trabajo o el estrés del ajetreo diario nos impiden seguir unos patrones de sueño regulares. Sin duda, dormir bien es esencial para reactivar el cuerpo y recuperar la energía necesaria para afrontar el día a día.

Consejos para dormir bien

En este especial te vamos a dar algunas claves sobre cómo dormir bien y conseguir que cerrar los ojos se convierta en un momento placentero y de descanso todas las noches. ¡Dulces sueños!

¿Cuál es la mejor postura para dormir?Cómo dormir mejor

La postura es precisamente una de las principales razones por las cuales muchas personas no logran conciliar el sueño. Muchas veces adoptamos posiciones para dormir involuntarias y no nos damos cuenta de su importancia, de modo que acabamos amaneciendo con dolores de espalda y cervicales. Para dormir bien es fundamental hacerlo en una buena posición que nos asegure un buen descanso y que, en definitiva, no nos provoque molestias en el cuerpo a corto o largo plazo. Pero, seguramente te estarás preguntando cuál es la mejor postura para dormir bien. 

Dependiendo de la orientación del cuerpo, cada una de las posiciones para dormir presenta ventajas y desventajas que conviene conocer. A continuación, encontrarás cuáles son las más frecuentes y qué pros y contras tiene cada una:

  • Boca arriba: es considerada por los expertos como la mejor posición para dormir, ya que no causa problemas de respiración y evita dolores de cabeza, cuello y espalda. La columna vertebral se mantiene en una posición natural y estable. No obstante, no está recomendada para las personas que roncan cuando duermen, ya que los ronquidos son más fuertes.
  • Boca abajo: es inevitable abalanzarse sobre la cama de cara cuando estamos muy cansados y quedarnos dormidos boca abajo. No obstante, los expertos desaconsejan esta posición, ya que ejerce presión sobre músculos, articulaciones y órganos vitales (pulmones, hígado, estómago, …). Tampoco se aconseja apoyar la cara sobre la almohada.
  • De lado: esta es, sin duda, una de las posiciones más cómodas para dormir. Además de prevenir el dolor de cuello y espalda, permite reducir el reflujo del estómago y disminuir los ronquidos. También es una posición ideal para dormir durante el embarazo. Si duermes de lado, es aconsejable utilizar una almohada gruesa para llenar el espacio que queda entre el hombro y la cabeza y favorecer así una pose más natural.
  • Posición fetal: es una posición correcta para las embarazadas y para las personas que roncan. Si optas por la posición fetal para dormir, intenta que la curvatura del cuerpo no sea tan pronunciada, para evitar restringir la respiración diafragmática y generar tensión en el cuello y la espalda.

Los beneficios de dormir bienVentajas de dormir bien

¿Sabías que dormir bien ayuda a mantener el corazón sano y nos hace más felices? Estos son solo algunos de los múltiples beneficios de dormir bien. Al final del día, el cuerpo nos pide descanso y, gracias al sueño, podemos obtener numerosos resultados positivos para nuestra salud. Además, si eres papá o mamá, es importante que a la hora de enseñar a dormir a los niños les inculques buenos hábitos de sueño desde la primera noche.

A continuación, repasamos cuáles son los beneficios de dormir para nuestro cuerpo y nuestra mente:

  • Potencia la felicidad: dormir bien hace que nos levantemos más optimistas y positivos. Es más, las personas que sufren transtornos de sueño tienen más probabilidades de sufrir depresión que las personas que duermen bien y suficiente. Con un horario de sueño regular podemos adquirir actitudes más proactivas y positivas.
  • Ayuda a mantener la línea: recientes estudios señalan que dormir poco aumenta los niveles de la hormona grelina, la cual estimula la sensación de hambre.
  • Proporciona energía al cuerpo: cuando dormimos bien, nos levantamos con mucha energía y con las pilas bien cargadas. Sin embargo, cuando dormimos poco, nos sentimos incapaces de hacer frente a muchas actividades, o bien, no podemos concentrarnos al cien por cien.
  • Mejora el sistema inmunológico: dormir bien implica mejorar nuestras defensas y, con ello, prevenir enfermedades, como la gripe o el resfriado común.
  • Estimula el rendimiento: cuando estamos descansados, somos capaces de concentrarnos mejor y ser más creativos, por lo que podemos desarrollar nuestro trabajo con más potencial que si dormimos poco o mal.
  • Nos permite ser más atractivos: dormir bien es un curioso y eficaz tratamiento de belleza. Muchos estudios han demotado que las personas que duermen bien por la noche son más atractivas y saludables que las personas que tienen problemas de sueño.

Recuerda que, además de dormir bien, es esencial seguir un ritmo de vida saludable. Esto implica llevar una dieta sana y equilibrada y compaginar nuestra actividad diaria con ejercicio físico moderado. Si quieres saber más sobre cómo dormir bien y hacer frente a los problemas de sueño, puedes consultas cualquiera de los artículos que te proponemos:

 

 

Deja un Comentario