Hábitos perjudiciales

Eliminando o reduciendo aquellos hábitos perjudiciales como el tabaco, el alcohol o el consumo de alimentos excesivamente procesados te va a dar un gran impulso para tener tu cuerpo y tu mente limpios de cualquier contaminante externo y te llevará en línea recta hasta el bienestar. Saber más sobre hábitos perjudiciales >

Eliminar los hábitos perjudiciales

La vida está llena de hábitos y costumbres. Es nuestra forma de facilitar la toma de decisiones rutinarias, ya que predefinimos una conducta como algo regular y frecuente. Hasta aquí no hay nada malo. El problema viene cuando nos acostumbramos a realizar conductas que nos perjudican, es decir hábitos perjudiciales. Sedentarismo, tabaquismo, alcoholismo, mala alimentación y estrés son algunos de esos hábitos perjudiciales que debemos eliminar de nuestras vidas para lograr el bienestar.

Por qué esos hábitos son perjudiciales

En la mayoría de los hábitos perjudiciales que vamos a trabajar veremos que lo más grave no es el hábito en sí, sino la forma en que la industria fabrica los productos que consumimos en cada uno. Por ejemplo, el tabaquismo es un hábito perjudicial, pero es mucho más grave debido a la gran cantidad de sustancias sintéticas que agregan a los componentes del cigarrillo. Mucho peor es lo que ocurre con otros productos, como los componentes del cigarrillo electrónico. Lo mismo ocurre con la mala alimentación ya que empeora muchísimo nuestra salud si consumimos demasiados alimentos procesados y refinados como el azúcar blanco o la harina de trigo refinada.

Más sobre hábitos perjudiciales > Saber más sobre bienestar >
Hábitos perjudiciales Bienestar